Home “El desafío más gran...

“El desafío más grande es construir una mejor versión de ti mismo para el futuro”, Josué Hernández

Josué es un joven medallista que está cambiando su futuro junto al de muchos niños a través del deporte. Celebremos a los que no se conforman y nos inspiran con sus luchas cotidianas.

Josué Hernández gimnasta viste playera color morado frente a unos apartamentos

Nu nació para desafiar lo establecido, es por eso que nos inspiran tanto las historias de los que se atreven a cambiar su futuro. Hoy queremos celebrar a estos perfiles junto con todas esas luchas que viven en primera persona, esas que no solo los hacen continuar, sino convertirse en la mejor versión de ellos mismos.

Ahora es el turno de Josué Hernández, un gimnasta olímpico que con tan solo 25 años ha logrado una carrera ejemplar y espera cambiar la realidad del deporte en México por medio de su faceta como abogado, su segunda profesión. Josué reafirma que no hay límites de ninguna clase cuando en verdad se quiere generar un cambio para uno mismo y para los demás.

Esta es solo una de las historias de todos aquellos que nos motivan a seguir adelante con nuestra misión de liberar a las personas de la complejidad. Después de todo, están ahí afuera,  creando cosas increíbles, abriendo el camino y reinventando el futuro.

Más alto, más lejos y más rápido

“Se podría decir que comencé en esto de la gimnasia desde que tengo uso de razón. Mi papá fomentó el deporte en mi vida desde que estaba súper chavito. Con 12 años ya estaba comenzando mis entrenamientos en el CNAR (Centro Nacional de Alto Rendimiento), ahí fue cuando la cosa se puso seria.

Estar en el CNAR es tener un compromiso real, vives ahí para el deporte. Literalmente, es un internado donde lo único que haces es entrenar y estudiar. Llegué a entrenar hasta ocho o nueve horas al día, alternando con mis estudios de secundaria y prepa”. 

“Mi vida era un desafío constante. Esos retos cotidianos eran lo que me motivaba para vivir en un régimen tan estricto. Me volví muy competitivo y me clavé en superar mis propios récords”.

“En la gimnasia tienes que rebasar tus propios límites, constantemente. Eso es lo que me gusta de esta disciplina, es un deporte que te hace superarte a ti mismo y buscar llegar más alto, más lejos y más rápido”. 

“Generalmente cuando estás chavo lo que más quieres es estar con tus amigos todo el tiempo, o salir, pero eso no funcionaba para mi. Desde el principio pude comprender los efectos positivos que el deporte tenía en las personas y yo ya no hacía mi vida sin entrenar. Con menos de 13 años logré clasificarme dentro de los 10 primeros lugares de mi categoría a nivel nacional. Conseguí algunas medallas de oro y fue ahí cuando decidí que me quería dedicar a esto el resto de mi vida”.

Pasión y voluntad

“Con el tiempo las competencias fueron subiendo de nivel y con eso también se elevaron las expectativas de mi desempeño.

Para las grandes competencias yo utilizaba un método de visualización; me imaginaba a mí mismo haciendo la rutina, y también me veía como un espectador, en tercera persona. Esto me permitió ganar seguridad y confiar en mi experiencia. En ese punto la voluntad es fundamental, porque hace que te comiences a divertir y en el momento que empiezas a disfrutar lo que haces, generalmente todo sale bien”.

“El desafío más grande es construir una mejor versión de ti mismo para el futuro”.

“Eso es lo que ahora enseño a mis alumnos. Trabajo con niños pequeños que están comenzando en la gimnasia y me gusta no solo brindarles bases para un buen desempeño, también me gusta ayudarlos a que se hagan conscientes de sus alcances y sus capacidades”.

“Esta etapa como maestro me llevó también por otro camino, uno que me motivó a querer cambiar la realidad del deporte para las nuevas generaciones. Si bien ya estaba haciendo una carrera en el deporte, vino otro reto mayúsculo: una carrera en leyes. Tener estudios en leyes es algo que verdaderamente me podrá ubicar en un lugar estratégico dentro de la gestión del deporte en mi país. Ahí tendré la oportunidad de generar un cambio palpable y aumentar el impacto positivo que el deporte puede tener en la sociedad”.

Cambiar la realidad del deporte para las nuevas generaciones: Josué Hernández

“Actualmente estudio la licenciatura en derecho y soy gimnasta profesional, pero ahora no solo entreno para competir, sino también para ayudar a las nuevas generaciones a cambiar su futuro a través del deporte”.

“Quiero especializarme en derecho y deporte, para trabajar por una mejor gestión de los gimnasios, de los mismos recursos y los apoyos que se otorgan a través del gobierno a los deportistas del país. Necesitamos una mejor infraestructura para el deporte, necesitamos que los estímulos sean más grandes y que lleguen a quien deben llegar”.

“Fomentar una cultura del deporte en la población puede llevar a la sociedad a tener cambios muy sustanciales y positivos. Profesionalizar el deporte olímpico es abrir posibilidades, es capacitar a los educadores físicos de cualquier nivel para que entreguen conocimiento sobre el bienestar físico y dejen solo de “entretener” a los niños con ejercicios mal hechos”.

“El deporte es un gran maestro, te enseña el valor de la cooperación, la solidaridad, el trabajo en equipo, la paciencia, la constancia, la honestidad, el valor del descanso y de la buena nutrición. El deporte puede cambiar tu vida y quisiera que todo el mundo pudiera experimentarlo, porque es un aspecto fundamental para mantener nuestra salud”.

“No solo se trata de hacer deporte olímpico, se trata de mejorar tu salud y de cambiar tu vida”.

Josué como nosotros, y muchas otras personas, nacieron para desafiar lo establecido y cambiar el futuro, y es por eso que sus historias nos llenan de emoción. 

Si quieres saber cómo puedes cambiar tu futuro da clic aquí.

Este contenido es parte de la misión de Nu para devolver a las personas control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no conoces Nu? Obtén más información sobre nuestro servicio y nuestra tarjeta de crédito sin complicaciones, da clic aquí.

Introduzca su nombre