Home “Tienes que lanzarte c...

“Tienes que lanzarte con lo que hay y hacer tu mejor esfuerzo”, Marisol Monroy

Marisol es una artista que cambió su futuro y el de muchos amantes del arte cuando todas las puertas se cerraron de golpe. Celebremos a los que no se conforman y nos inspiran con sus luchas cotidianas.

Nu nació para desafiar lo establecido, es por eso que nos inspiran tanto las historias de los que se atreven a cambiar su futuro. Hoy queremos celebrar a estos perfiles junto con todas esas luchas que viven en primera persona, esas que no solo los hacen continuar, sino convertirse en la mejor versión de ellos mismos.

Ahora es el turno de Marisol Monroy, una artista visual que decidió emprender no solo para sobrevivir, sino para dar un respiro a la gente en medio de la peor crisis sanitaria en los últimos cien años. Marisol nos confirma que el amor por hacer lo que te apasiona te puede llevar muy lejos, no importando la adversidad del momento.

Esta es solo una de las historias de todos aquellos que nos motivan a seguir adelante con nuestra misión de liberar a las personas de la complejidad. Después de todo, están ahí afuera,  creando cosas increíbles, abriendo el camino y reinventando el futuro.

El arte en bancarrota

“Después de terminar la carrera de artes visuales llegué a la Ciudad de México, y desde el primer momento mi lucha comenzó. Vivir en la ciudad no es cosa fácil, todo es menos accesible. Las rentas están hasta tres veces más caras de lo que puedes encontrar en Puebla. Pero en esta ciudad encontré lo que venía a buscar; la cultura y el arte están por todas partes, había mercado, y me sentí súper contenta por ese lado”.

“Comencé a hacer mi servicio social en el MUAC impartiendo un taller para niños, y al mismo tiempo empecé a trabajar en la dirección de una galería. Estuve gestionando proyectos de arte conceptual y comercial por algunos años, hasta que llegó la pandemia.

Como para casi todas las industrias, el arte fue un terreno muy castigado. Aunque mucho se trasladó al mundo virtual y se hicieron grandes esfuerzos, muchas galerías quebraron, las ferias no se concretaron y el comercio se desaceleró. Me quedé sin trabajo”

“La pandemia trastornó el mundo del arte y nos trajo retos que la comunidad artística jamás había afrontado, para mi supuso un cambio de vida de 360 grados”

Transformar la adversidad en oportunidades

“Como todo cambio, la situación tan compleja en la que nos encontramos trajo nuevas oportunidades, y hemos tenido que encontrar nuevos caminos”.

“En lo personal, extrañaba mucho la producción de arte y un año antes de la pandemia, había retomado la exploración de la cerámica. La cerámica es un material muy especial que le otorga un sin fin de oportunidades al que la trabaja, tiene sus cosas, sí,  pero puede llegar a ser un oficio muy terapéutico. Es un medio que invita mucho a la reflexión y te regala un espacio muy sanador. Algo que todos llegamos a necesitar durante el primer año de encierro”.

“Hubo un momento en el que la soledad se convirtió en un monstruo más grande que el COVID. Me di cuenta que muchas personas estaban pasando por lo mismo y fue ahí cuando decidí tomar acción, por mi y por los demás”.

“Convertí mi estudio de pintura en un pequeño taller de cerámica. Al principio me las tuve que ingeniar para financiar gastos y lograr una infraestructura básica que cubriera las necesidades de los asistentes, pero encontré las herramientas adecuadas y finalmente sucedió. Comencé a recibir grupos muy pequeños, generalmente de tres personas y con todas las medidas de sanidad. Las clases se convirtieron en el evento semanal que todos los involucrados esperábamos”.

“La gente comenzaba a compartir todo lo positivo que les dejaba el hacer cerámica. Porque no solo se limitaba a potenciar su lado creativo, sino también a recuperar su naturaleza humana”.

Crear y crecer para cambiar el futuro: Marisol Monroy

“El éxito de mi proyecto fue instantáneo, pero a medida que la situación sanitaria fue permitiendo el acceso a más espacios de inmediato comprendí que el taller tenía que evolucionar y convertirse en algo más grande. Quería llegar a más gente y hacer de esto un negocio rentable para mi”.

“En enero de este año estuve buscando nuevos espacios y encontré una buena oportunidad en la col. Narvarte. Logré concretar mi casa y mi taller ahí mismo, de ahí el nombre del nuevo espacio: Casa-Taller”.

“Se que fue un momento loquísimo para emprender un proyecto pero la misma situación me hizo ver que no hay momentos perfectos para comenzar a cambiar tu porvenir. Tienes que lanzarte con lo que tienes y hacer tu mejor esfuerzo”.

“Ahora vivo a metros de distancia de mi trabajo y el taller se ha abierto para más gente que está disfrutando experimentar con la cerámica. Casi sin darme cuenta ahora tengo un negocio de medianas proporciones y lo que más me sorprende es que casi todo lo hice de forma intuitiva.

La verdad es que no conozco sobre finanzas personales, pero puedo confirmar que mucho de todo esto se originó con el empuje de querer cambiar la realidad del momento y lo que venía para mi en el futuro. Todos tenemos esa capacidad y puede florecer en cualquier momento, solo es cuestión de conectar con nuestros sueños”.

Marisol como nosotros, y muchas otras personas, nacieron para desafiar lo establecido y cambiar el futuro, y es por eso que sus historias nos llenan de emoción.

Si quieres saber cómo puedes cambiar tu futuro da clic aquí.

Este contenido es parte de la misión de Nu para devolver a las personas control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no conoces Nu? Obtén más información sobre nuestro servicio y nuestra tarjeta de crédito sin complicaciones, da clic aquí.

Introduzca su nombre