Home Scam: No todo lo que bri...

Scam: No todo lo que brilla es oro

¿Recibiste un correo que parece demasiado bueno para ser verdad? Cuidado, podrías convertirte en víctima de un scam.

En Nu estamos comprometidos a eliminar la complejidad de tu vida financiera, simplemente es la misión para la que trabajamos todos los días. Pero para lograrlo tenemos que cumplir con varios objetivos y uno de los más importantes es el fortalecimiento de tu seguridad. Si bien, en Nu contamos con robustos métodos de seguridad para blindar tu experiencia, es muy importante que también tomes acción a nivel personal. Es por eso que hoy queremos hablarte sobre una forma de fraude que utiliza el engaño y la sorpresa para desfalcar: el scamming o scam.

¿Qué es un scam?

El término “scam” se deriva de la palabra “scammer”, en inglés, que literalmente significa: estafador, y hoy es un término utilizado en la red para identificar un tipo de fraudes que suceden por esta misma vía. Concretamente, los fraudes en los que un ciberdelincuente elabora una historia ficticia que enreda a la víctima y la engaña para robarle una cantidad determinada de dinero, empleando siempre diferentes artimañas y tretas para estafarle.

Invariablemente este tipo de timo se distingue por una premisa muy importante: el emisario promete cuantiosas ganancias futuras si se le ayuda a resolver un problema de forma inmediata, que siempre está condicionado al desembolso de una cierta cantidad de efectivo por parte del atacado.

¿Cómo identificar un scam?

Todo radica en navegar tus comunicaciones con mucho sentido común. Tienes que estar atento a los correos de remitentes no identificados, especialmente con los que contienen historias que parecen extraídas de una película de ficción, pero que también contienen una oferta irresistible. ¿Te suena familiar?

Te notifican que fuiste acreditado legalmente como el ganador de un premio mayor de una lotería (en la cual nunca participaste) y te piden un depósito de efectivo “para poder entregarte el dinero en tu país de origen”: scam.

Un remitente de nombre claramente extranjero, te anuncia que has sido elegido aleatoriamente por un millonario (que vive en un país lejano del que nunca escuchaste hablar), para recibir una parte de su fortuna y solo te pide cierta cantidad en efectivo “para resolver algunos trámites y papeleo”: scam.

Un abuelito te escribe para contarte su trágica vida y promete incluirte en su herencia “para ayudarlo a no pagar injustos impuestos”, y que además no quede en condición de calle después de que el gobierno (de su desconocido pueblo) lo despoje: scam.

En todos los casos anteriores las historias son solo el anzuelo y se diversifican con miles de variantes, cada vez con un argumento más inverosímil. Pero recuerda: nadie regala dinero solo porque sí.

Si el receptor del mensaje se cree la historia y responde a la comunicación, se desencadenan una serie de contactos subsecuentes que también vienen como mensajes de texto SMS, WhatsApps e inclusive llamadas, que envuelven a la víctima con argumentos cada vez más personalizados y la llevan a la “realidad”, hasta que finalmente el delincuente obtiene lo que quiere y la víctima no puede recuperar su dinero.

Bermix Studio / Unsplash

¿Qué clases existen y cómo funcionan?

El fraude o scam más utilizado es el del “tipo económico”, que utiliza el dinero como su argumento central, como lo viste en los ejemplos anteriores. Pero existen otras clases que también tienen un modus operandi distinto.

Scam romántico

Dicen que la soledad es canija… pero mantener los ojos bien abiertos con tus ligues en línea podría salvarte de terminar con el corazón y la cartera rota.

El scam romántico se fabrica a partir de la construcción de una relación personal con intenciones románticas declaradas. El estafador generalmente ataca desde apps de citas o páginas web para encontrar pareja y comienza a procurar a la persona, sin importar su preferencia sexual. Utiliza una identidad falsa (generalmente muy atractiva) y consigue estrechar lazos con la víctima elevando la comunicación, constante y rápidamente, a un tono romántico.

Mientras la miel se derrama por algún tiempo sobre todos los dispositivos, el estafador logra establecer un lazo de confianza con la víctima, crea dependencia y generalmente después inventa una situación de emergencia donde necesita dinero de manera inmediata o plantea el financiamiento de un encuentro internacional, una vez registrado el depósito “cupido” desaparece para siempre.

Scam inmobiliario

La industria inmobiliaria también ha trasladado su negocio a la red a través de plataformas y apps, que funcionan como escaparates y puntos de encuentro para la oferta de inmuebles. En este terreno la estafa por scamming también se encuentra presente, y es mucho más común de lo que se imagina.

La táctica más usada por los delincuentes se basa en la oferta de espectaculares “oportunidades” de renta o venta, en zonas de gran plusvalía y por un precio por demás accesible. Frecuentemente, los defraudadores alegan que los dueños de las propiedades están fuera del país, por lo que no les es posible concretar citas. Mientras la comunicación se hace más fluida y el interés por el inmueble crece, el delincuente se empeña en ganar la confianza de la víctima y apuran el cierre del “trato”, pidiendo que hagan depósitos en garantía para después esfumarse sin dejar rastro.

Scam por extorsión

El método más utilizado para concretar esta variante es el que amenaza con la supuesta posesión de material gráfico y privado de la víctima. Pero la artimaña no se basa en una extorsión directa, los estafadores se hacen pasar por “buenos samaritanos” allegados a los “supuestos estafadores” que tratan de ayudar a la víctima para que estos materiales no salgan a la luz pública.

Este tipo de fraude suele tener éxito cuando por coincidencia la víctima no ha sido cuidadosa con su material privado, y ha compartido desde fotos al desnudo hasta videos en la intimidad. De esta forma cuando la coincidencia ocurre piden un rescate y borran su rastro.

¿Cómo actuar si te identificas como víctima de este fraude?

Lo fundamental para dar buen manejo a estos casos, es aplicar el sentido común en todo momento. Respecto a los ajustes que puedes implementar en tu correo electrónico, lo má óptimo sería tomar medidas similares a las que se toman con el phishing y otro tipo de fraudes, es decir, tener un buen filtro de spam para desviar los correos sospechosos y, si aún así alguno se llegara a colar en tu bandeja de entrada, no lo abras ni lo respondas baja ninguna circunstancia.

Si quieres aprender más sobre tu seguridad en internet te recomendamos los siguientes artículos del #BlogNu:

¿Sabes que es el fraude de transacciones?

Cómo evitar el robo de identidad 

5 tips para evitar fraudes al descargar appsCómo crear una contraseña segura

Cómo crear una contraseña segura

De cualquier forma, recuerda que estamos 24/7 para ti. Si detectas actividad anormal con tu tarjeta de crédito Nu, ponte en contacto con nosotros de inmediato. Da clic aquí para conocer todas las formas para establecer comunicación con nuestro equipo de atención al cliente.

También ten presente que la Guardia Nacional articula 43 Unidades de Policía Cibernética, como parte del Sistema Nacional de Seguridad Pública en los 32 estados de la República Mexicana atendiendo delitos cibernéticos como:

SPAM
Carding
Phishing / Scam
Vishing
Smishing
Pharming
BEC (correos electrónicos corporativos comprometidos)
Ransomware

Reporta todo abuso o delito con la Policía Cibernética al número 55 5242 5100 ext. 5086, disponible las 24 horas del día, así como a la cuenta de Twitter @CNAC_ GN o al correo cert-mx@sspc.gob.mx

Apoyarte en herramientas financieras que ofrezcan un entorno seguro para tus finanzas es un paso básico para mantener a salvo tu dinero, pero tomar medidas para proteger tu información también lo es.

Este contenido es parte de la misión de Nu para devolver a las personas control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no conoces Nu? Obtén más información sobre nuestro servicio y nuestra tarjeta de crédito sin complicaciones, da clic aquí.

Introduzca su nombre